«El ritmo es mi derecho de nacimiento. Soy el tambor de mi corazón. Estoy conectado al ritmo del universo. El tambor es mi lienzo creativo. El tambor es mi aliado curativo. El latido del tambor me grita en casa».

Di esto mientras tocas suavemente el tambor, de forma regular, de manera que ‘el hacer ritmo’ no te impida recitar: «El latido de mi tambor me grita en casa. Yo soy parte del polvo del bienestar. La inspiración creativa de la natura fluye por mi tambor. El tambor me conecta con los elementos curativos de la natura. El tambor acepta cualquier cosa que necesito expresar. El tambor se lo puede coger. Es realmente verdadero. Permite que mi voz creativa hable a través suyo. El tambor es una herramienta para salir del mío hacia el coro, en el cuerpo.»

Todo el que quered afirmar ahora mismo, queréis declarar en vuestro viaje de tambor curativo, ya lo podéis hablar.

Formo parte de una tribu global de ritmos curativos. Digámoslo. Formamos parte de la tribu global del ritmo curativo. Llevamos el linaje del tambor sagrado en nuestras vidas.

El tambor profundiza mi alma, eleva mi espíritu, permite expresar mi creatividad.

Aché!!

Traducción de las inspiradoras palabras de Christine Stevens. Gracias Christine!!

foto: Tamir con los amigos de Senegal, Moussa i Kouyati.

 2020 ©  Tamir & Jayani. Institut de Música Primordial.