¿Qué es la curación chamánica?

El tambor, la maraca y el canto siempre han sido medios para la curación, a través de los tiempos, utilizado por chamanes y chamanas de todos los continentes.

Durante miles de años, los chamanes han desarrollado el sistema de curación más probado a través de los tiempos usando espíritu, mente y corazón para curar. Con el tiempo, el sistema ha demostrado ser efectivo. Por lo que todo lo que se hace en chamanismo se hace porque se ha comprobado que funciona.

Cohabitando con los sistemas médicos y terapéuticos actuales, la curación chamánica no niega la eficacia de ellos, sino que se hace cargo de tratar espiritualmente aquello que, de la enfermedad o desequilibrio de la persona, tenga que ver con una afectación a su esencia vital, ya sea que se estén mostrando síntomas de enfermedad física, sufrimiento emocional, inquietud, ansiedad o malestar espiritual. Asimismo, también con la metodología chamánica podemos acompañar espiritualmente cualquier otro tratamiento, ya que nunca será perjudicial un contacto con los poderes del amor universal que pongan ‘el alma fuerte’, sino todo lo contrario.

Hay, entonces, como podemos ver, ámbitos de acción especializada que competen únicamente al practicante chamánico contemporáneo, así como ha sido durante milenios, y sigue siendo en la actualidad, competencia del chaman o la chamana indígenas en el ámbito de su comunidad. La curación chamánica, por tanto, no pretende más, ni tampoco menos, que aliviar el dolor y el sufrimiento de la persona desde el ámbito de lo espiritual.

El 90% de los chamanes han utilizado y utilizan el tambor, el 100% maracas, como mediador que abre el acceso a las fuentes de curación e información espiritual.

El uso del tambor y la maraca sustentan, pues, las prácticas que te ofrecemos en nuestras sesiones individuales, haciendo uso del método de trabajo que desarrolla el chamanismo transcultural.

¿Qué es el chamanismo?

La palabra chamán tiene su origen en el lenguaje tungús (Siberia) y hace referencia a una persona que hace viajes a la realidad no-ordinaria en un estado ampliado de conciencia, conciencia multi-dimensional. La práctica del chamanismo ha estado presente en todos los continentes habitados por miles de años.

Esta práctica es un método, no una religión. Puede coexistir con las religiones establecidas en muchas culturas. Y no es un sistema de creencias, está basado en experiencias personales que llevan a obtener información, curación u otros aprendizajes evolutivos.

El practicante de chamanismo utiliza el ‘viaje chamánico’, con el propósito de tener acceso a las realidades espirituales y, con este recurso, diagnosticar o de obtener información sobre los problemas que tiene la persona, desde un punto de vista espiritual, conectar con sus ayudas espirituales y con ellas facilitar la sanación.

Tambor y maraca son los vehículos, instrumentos primordiales, que siempre has sido utilizados para llevar a cabo esta tarea de servicio a la persona y a la comunidad.

  • ¿Quién puede beneficiarse de la curación chamánica?
  • Diferentes tipos de curación chamánica

Cualquier persona:

  • Que note falta de energía vital y la quiera recuperar. ​
  • Con algún conflicto en concreto, ya sea con ella misma, o con el mundo exterior (padres, pareja, trabajo…) y que quiera trabajar la parte que le auto-corresponde para encontrar solución al conflicto.
  • Interesada en mejorar su calidad de vida, o algún aspecto en particular de ella, ya sea por enfermedad física, sufrimiento emocional, mental o espiritual.
  • En un camino de crecimiento personal, interesada en su auto-conocimiento.
  • En búsqueda espiritual.
  • Que anhele recuperar o afianzar su poder personal.
  • Con dificultades, graves o ligeras, para avanzar en la vida (creatividad, sexualidad, economía, etc.), que no vea las causas de la dificultad, o sospeche que algo 'no visible' le está obstaculizando, ya sea a escala personal, o por influencia de algo externo no detectable por los métodos convencionales.

La extracción es una técnica de curación chamánica que consiste en quitar cualquier energía que no pertenezca a los cuerpos físico/energéticos del cliente.

Desde la perspectiva chamánica, la energía no es ni buena ni mala. Estas energías o ‘intrusiones espirituales’ forman parte del mismo universo que nosotros y simplemente tratan de sobrevivir y alimentarse allí donde pueden, como lo haría cualquiera. Las hormigas, no son malas, por ejemplo, pero hay que sacarlas de la cocina por si se meten en la jarra de miel y la estropean.

Estas energías ‘mal ubicadas’ tendrán un acceso más fácil en nuestros cuerpos, si nos encontramos en un estado de debilidad espiritual.

¿Cómo saber si necesito una Extracción?

Al haber ‘energías que no pertenecen a nuestros propios cuerpos’ que están haciendo uso de nuestra propia fuente energética, se puede experimentar.

  • Falta de poder en uno mismo
  • Enfermedades
  • Tristeza
  • Miedos
  • Cansancio
  • Falta o pérdida de creatividad.

Estos son algunos de los síntomas que nos alertarían sobre la necesidad de una “Extracción”.

Estas manifestaciones pueden incluso tener su origen en un tiempo muy remoto, es cuando sentimos que ese síntoma nos ha estado ‘acompañando toda la vida’.

¿Qué es un Animal de Poder?

El conocimiento ancestral chamánico nos habla de que todas las cosas que hay en el universo tienen vida y por ello espíritu. Así las rocas, la tierra, el cielo, el agua, las plantas, y los animales son diferentes expresiones de esa conciencia. Abriéndonos a tomar contacto y respeto con ellos se forma un equipo de ayuda espiritual que trabaja para el equilibrio de todo en el todo.

No es exclusivo del chaman disponer de animales de poder. Cada uno de nosotros tiene un animal particular –sino varios- como su medicina personal. Estos espíritus protectores nos ayudan tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra búsqueda espiritual de armonía reforzando el poder de quienes somos.

¿Por qué necesito un Animal de Poder?

Todos nacemos, según la cosmovisión chamánica, con un compañero espiritual en forma de animal. Como este conocimiento se perdió en la cultura moderna, no tenemos en cuenta esa protección espiritual que nuestro animal pudiera estar ofreciéndonos. En culturas chamánicas dirían que ese ‘abandono de poder’ nos deja vulnerables. Al recuperar el contacto con esa fuerza espiritual que viene del Animal de Poder, obtenemos una herramienta muy eficaz para empoderarnos, al servirnos de enlace entre la fuerza del universo y nuestro “Yo” más profundo.

¿Cuáles son los síntomas de falta del Animal de Poder?

 Cuando uno no tiene su animal de poder podría experimentar las siguientes condiciones:

  • La falta de poder/fuerza en sí misma
  • Estar fácilmente influenciable y ‘contaminable’ por las energías ‘cargadas’ externas.
  • Estar continuamente con enfermedades leves como catarros, migrañas…
  • La falta de éxito en la vida, la mala suerte, etc.        

 Estos síntomas no siempre quieren decir que hay una “pérdida del animal de poder”. Para saberlo hace falta una consulta chamánica.

Cualquier persona que haya tenido un trauma, desde la perspectiva chamánica, puede que haya sufrido una pérdida de alma. Por alma entendemos la esencia espiritual necesaria en nuestra vida, que está con nosotros desde nuestra concepción hasta nuestra muerte. El método de sanación para curar la pérdida de alma se llama "recuperación de alma", uno de los clásicos métodos chamánicos donde el chamán va en busca de las partes del alma para traerlas de nuevo al paciente.

La perspectiva chamánica no difiere tanto de la psicología en la concepción de que cuando alguien sufre un trauma se disocia de ello, provocando muchas veces hasta el olvido del evento. El chamán también sabe que, con esa disociación, muchas veces esa parte se desplaza para refugiarse en otro lugar menos hostil. Eso deja a la persona vulnerable y con menos presencia para afrontar la vida, debilitándole su fuerza vital.

No se pierde el alma al completo, sino porcentajes determinados, fragmentos, partes de alma.

Es trabajo del practicante chamánico el ir a buscar, con la ayuda de sus guías espirituales, esas partes de Alma y traerlas de regreso.

Es muy importante entender que NO se devuelve el trauma que causó la fuga, sino la fuerza vital de ese fragmento de alma que se fue. Una vez recuperada se integrará de nuevo en la persona para que a partir de ese momento se pueda sentir más completa, pueda ser más ella misma y vivir con armonía.

¿Para qué me es útil una Recuperación del Alma?

Todos hemos sufrido traumas físico/emocionales graves o menos graves que posiblemente hayan causado que parte de nuestra esencia vital nos abandone para escapar del dolor. Dejándonos a lo largo de la vida con una sensación de que nos falta algo, pero no sabemos qué es. Accidentes, abusos, perdidas de seres queridos pueden causar una pérdida del alma. Aunque también alguien puede quitárnosla inadvertidamente a través de las envidias o se la podemos dar a alguien como en casos de codependencias.

También es importante tener en cuenta que no todos los traumas acaban en una pérdida del alma. Ya que, dependiendo de cómo estaba la persona de fuerzas en el momento de la experiencia, muchas veces somos más fuertes de lo que creemos. 

 Los chamanes también hacen otro tipo de curación, ayudan a los muertos al igual que a los vivos. A estos chamanes se les llama "psicopompos" (conductor de las almas).

Los chamanes saben que la muerte no es el final, solo es una experiencia maravillosa de transformación y de traspaso a otro lugar. Dicen que el ‘viaje’ chamánico es una preparación o ensayo de la propia muerte.

Uno de los trabajos más profundos del practicante de chamanismo es el de acompañar a los moribundos asistiéndoles en contactar con éxito la ayuda espiritual del otro lado para que su transición pueda hacerse de la manera más placentera posible. Así mismo también compete al psicopompo el ayudar a trascender a las almas que ya han fallecido.             

Cuando una persona está en estado de coma el chamán se comunica con el espíritu para saber si la persona quiere regresar o seguir adelante. El chamanismo no es un sistema que intenta que la gente se quede en nuestra realidad, porque el chamán sabe que ésta no es necesariamente la mejor realidad, así es que, el chamán viaja hasta el alma de la persona que está en estado de coma para averiguar qué es lo que desea. Si desea regresar a esta realidad, el trabajo del chamán es traerla de regreso. Pero si desea seguir adelante y traspasar a la realidad que es sólo espiritual, entonces el trabajo del chamán, conocedor de las dos realidades, va a acompañarla al lugar donde estará contenta, y no dejarla aquí, en nuestro mundo de en medio.

El chamán sabe de la importancia de morir en paz ya que él ve claramente lo que pasa cuando no es así. A veces cuando una persona ha muerto repentinamente o por alguna razón no acepta que ha pasado a otra realidad y no se quiere ir del plano de los vivos, se queda atrapado en un pseudomundo paralelo a este. Pero aquí no es feliz ya que su alma no puede avanzar por un camino más adecuado y a veces esta “entidad” molesta a los vivos por culpa de su inquietud. En estas circunstancias el practicante chamánico realiza el trabajo de psicopompo convenciendo al ser que aún no ha transcendido a ir a un lugar más apropiado para su evolución.

¿Qué pasa en una sesión de Psicopompo?

El practicante chamánico hará un ‘viaje’ a un plano no ordinario de conciencia para ver si un alma al morir se ha quedado apegada a este mundo. Si es el caso, actuará como psicopompo llevando al alma a un lugar donde se sentirá más plena. Muchas veces es de gran alivio para los familiares saber que su ser querido ha llegado donde tenía que ir y que está feliz. A veces el alma envía un mensaje conciliador de vuelta para ellos, que es transmitido por el practicante.

En esta práctica chamánica la persona puede ser sanada a través de la utilización del tambor o del canto, o de ambos juntos, en unas sesiones de gran poder espiritual.

El poder de sanación es vinculado al tambor y al canto, y éstos sirven de instrumento a los espíritus de ayuda para llegar a través de la vibración del sonido, los ritmos, los intervalos sonoros y las distintas frecuencias desplegadas a las zonas del cuerpo que lo necesitan, así como a las partes espirituales del malestar.

Los mismos espíritus definen el diagnóstico de si en una sesión es necesario o simplemente útil la utilización de esta práctica.

Una de las tareas clásicas del chamán es la de viajar a la Realidad No Ordinaria para hacer trabajo de Adivinación Chamánica, es decir, para que, ayudado por sus Espíritus, encuentre información que dé respuesta a preguntas importantes relacionadas con su vida diaria o con la vida de otras personas que se lo solicitan.

Este servicio ofrece traer información acerca del pasado, presente y futuro de la persona y ver si hay algún obstáculo en la vida o planes que una persona tenga para el presente o para el futuro. Usamos diferentes prácticas chamánicas ancestrales para traer información importante para aplicar a su vida diaria, así cómo utilizar chamánicamente varios elementos para adivinar.

No sólo viajando el chamán encuentra la información útil para la persona, sino que también habla con la naturaleza, y utiliza el tambor como instrumento adivinatorio.

 2020 ©  Tamir & Jayani. Institut de Música Primordial.